como limpiar cafetera italiana

Cómo limpiar una cafetera italiana

La cafetera italiana es un clásico en muchos hogares. Algunos usuarios piensan que las cafeteras italianas no necesitan ningún tipo de mantenimiento pero esto no es así, la cafeteras italianas o ‘moka’ necesitan una desinfección cada cierto tiempo para que no se estropee. En este artículo te queremos explicar cómo mantenerlas y limpiarlas para conservarlas por más tiempo como nuevas.

Consejos básicos de limpieza y mantenimiento de tu cafetera:

Lo primero que has de diferenciar es el material con el que está hecha tu cafetera, pues existen dos tipos comunes de material, las más antiguas eran de aluminio y ya las más modernas se están fabricando en acero inoxidable, la principal deferencia entre ambos materiales en cuanto a limpieza se refiere es que es posible meter éstas últimas en el lavavajillas, las de aluminio no. El resto de indicaciones nos valdrán para los dos materiales indistintamente.

Para una limpieza exhaustiva, porque sí, se pueden y se deben limpiar las cafeteras como cualquier otro aparato o utensilio de cocina. Lo digo porque circula por ahí la leyenda urbana que lo mejor es limpiarla poniéndola debajo del grifo y poco más porque se estropeará o afectará al sabor del café, esto no tiene ninguna base científica y es una creencia super extendida en nuestra sociedad y está claro que las grasas y manchas que se van acumulando o se quitan con jabón o con cualquier otro producto como ahora veremos o si las intentamos quitar con agua solo no saldrán y lo que queremos evitar que es que el sabor se mantenga pues con la suciedad acumulada a lo largo del tiempo lo más normal es que ese sabor se vaya deteriorando.

La cafetera italiana se divide en varias partes, iremos viendo la limpieza de cada una de ellas.

Lo primero para poder separar sus partes y limpiarlas, nos encontramos con el primer problema, abrir la cafetera, si no realizamos esa limpieza normal de la que hablamos con jabón, al tener grasas acumuladas en la parte externa (además que con el uso anterior, el calor la ha dilatado y se quedan más encajadas sus partes), al intentar separar la cubeta o depósito donde se introduce el agua de la parte superior, se nos resbalará de las manos y nos costará muchísimo abrirla. En este momento decidiremos que la limpiaremos mucho mejor para que la siguiente vez nos cueste menos abrirla.

Cuando por fin la conseguimos abrir, distinguimos tres piezas:

  • La parte inferior o cubeta, es el recipiente donde introducimos el agua que después del proceso de ebullición se convertirá en nuestro deseado café en la parte superior de la cafetera. Bien pues esta parte de la cafetera si no se limpia adecuadamente se irán acumulando unas manchas grisáceas, para limpiarla la frotaremos con un estropajo suave, lavavajillas si puede ser neutro pues mejor y agua, debemos aclararla luego con abundante agua para que no quede resto alguno de jabón. Una limpieza que se puede realizar de vez en cuando para incrementar la diaria normal, es utilizar vinagre, en una proporción de tres partes de agua y una de vinagre, con esta mezcla dentro del recipiente lo podremos al fuego para que se caliente y cuando lo esté, restregaremos con el mismo estropajo suave toda la parte interior de la cafetera, al final un buen aclarado de agua también.
  • El filtro, es el embudito donde colocaremos nuestro café molido preferido. Al abrir la cafetera aquí se encontrarán los posos o restos de la carga anterior, lo primero es darle unos golpecitos para que se desprendan del mismo, normalmente estos posos irán a la basura por el desagüe, pero si tienes un huerto los puedes reutilizar esparciéndolos por el mismo para incrementar su nivel de nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio y azufre. Después con poner el filtro debajo del chorro suele ser suficiente, si queda algún resto pues a darle un poco con el estropajo y listos.
  • La parte superior o recipiente donde aparecerá la mezcla resultante del café molido y el agua en ebullición. Para esta parte es válido el proceso de la cubeta inferior, es decir, estropajo suave, lavavajillas neutro y agua. También de vez en cuando el truco del vinagre también le vendrá bien, para la suciedad más incrustada, en este caso deberemos introducir la mezcla en el recipiente inferior, cerraremos la cafetera, llegará a la ebullición y saldrá la mezcla a la parte superior, limpiaremos con el estropajo y aclararemos con abundante agua. Perteneciente a esta parte de la cafetera se encuentra la junta de goma blanca que sujeta el filtro interior, con este elemento debemos tener especial cuidado, pues en el momento que aparezca algo deteriorada por el uso se debe sustituir pues perderá agua y la cafetera ya no realizará su función adecuadamente.

Aquí os dejo un interesante vídeo ilustrativo que te muestra con más detalle los pasos a seguir para limpiar vuestra cafetera moka:

Si quieres una cafetera italiana que se pueda lavar perfectamente en el lavavajillas, te recomendamos el modelo Musa de Bialetti, es un modelo de gran calidad y durabilidad. Bialetti es una de las mejores marcas del mercado fabricando cafeteras italianas o moka, la Bialetti Musa no te va a decepcionar en ningún aspecto: es una de nuestras cafeteras favoritas porque es muy versátil, comodísima de limpiar y de usar, de acero inoxidable y con mango ergonómico. Además, es muy versátil, la puedes usarla en cualquier tipo de cocina: gas, eléctrica e incluso inducción. Sin duda, es una compra inteligente.

Esperamos haberos servido de ayuda con estos consejos y que este artículo os haya aclarado tus dudas en cuanto a la limpieza de vuestras cafeteras italianas y que podías disfrutar de un agradable café en buena compañía. 🙂